LUCHO OLIVERA*

Ver OLIVERA, Ricardo Luis

Anuncios

OLIVERA, Ricardo Luis

Ricardo Luis Olivera (Lucho)  nació en Corrientes en 1943. Su actividad profesional se inicia en 1962 realizando ilustraciones de cuentos policiales para las revistas de actualidad Vea y Lea y Leoplán, historietas  y tapas en Hora Cero en la etapa final de esa recordada publicación y algunas tapas para la revista El Eternauta.

   Colabora luego con la Editorial Yago para la cual realiza desde 1964 en adelante las serie “Legión Extranjera” (la hicieron también Dalfiume y Altuna) y unitarias como “Un castillo en el pantano” y “Kir-Yu”. En 1965 se abre una nueva etapa de su vida profesional con su vinculación a Columba, para la cual realiza principalmente temas policiales y bélicos (“Familiar con la muerte”, “Vivir sin mañana”, entre otras) publicadas en D´Artagnan, además de colaboraciones para  Intervalo (aún semanal en esa época), de la misma editorial.

   Artífice o al menos factor determinante de la llegada de Robin Wood a la historieta, Olivera ilustra en octubre de 1966 el primer trabajo del hoy renombrado guionista, titulado “Aquí la retirada”, al cual seguirían otros episodios ambientados en la Primera Guerra  o la Guerra Civil Española. En mayo de 1967 la misma dupla creativa concreta con  “Historia para Lagash” el primer episodio de la saga de Nippur, en lo que constituye la etapa inicial y posiblemente nunca igualada de este recordado personaje que Olivera dibujó en forma regular hasta 1972, para retomarlo brevemente hacia 1975;  En aquel mismo año, 1967,  dibujó también el primer episodio de Dennis Martín. En 1969 crea “Gilgamesh, el inmortal”, primero con guiones propios y posteriormente con la colaboración de otros guionistas, entre ellos el también dibujante Sergio Mulko.

     Ya a inicios de los años setenta hace para el King Features la tira “Dick el artillero” que había iniciado José Luis Salinas. Por la misma época alterna con Ricardo Villagrán y Alfredo De La María en la ilustración de las tapas para las distintas publicaciones de Columba, mientras que por 1975 realiza la serie “Doble Espía”, que luego pasará a llamarse “Wagner”.

    La aparición de las revistas de Editorial Record a mediados de la década del setenta le permite a Lucho Olivera incursionar con mayor intensidad en su pasión por los temas de Ciencia Ficción con trabajos tales como “Yo, Ciborg”, “El dulce color de las estrellas”, “Planeta rojo”, “El gran final”, “Rumbo a lo increíble” “Galaxia Cero” o “Ronar”, trabajos en los cuales descuella su manejo de la iluminación y el detalle en el dibujo de los elementos propios de las naves espaciales y su equipamiento.  Esta producción se difunde en Italia a través de Lanciostory y Skorpio, mientras que L´eternauta publica en 1978 “Invasione (Il racconto di Mr. Smith)”.

     En la década siguiente y comienzos de los noventa continúa trabajando intensamente en Columba alternando series que remiten a la Antigüedad (“Hercules”, “En tiempos de Salomón” o “El Hitita” ) con historietas de variada temática entre las que podemos mencionar “Rembrandt, la luz y el amor”, “Bogdany, el halcón gitano“, “Gwéndolyn 3-19-4””, “Eva 305” o  “El alquimista”, mientras que para Record hace  “Las máscaras del Rey (Skorpio, 1991), “Pantanal” (Skorpio, 1991), “Goeth” y Límite Exterior”, entre otras. Desde mediados de los años noventa produce mayoritariamente material para el extranjero, siendo su último trabajo a nivel local la tira “Pepe Moreno” que realizó hasta 1999 para un diario del sur del país.   Lucho Olivera falleció en noviembre de 2005.

OCHOA, Percy

    Percy Ochoa Montufar nació en Lima, Perú, en 1967. Llegó a la Argentina en 1988 para cursar estudios universitarios y ver la posibilidad  de colaborar en Columba, cuyas revistas leía en su país de origen. Logra ese objetivo en 1989 y comienza a hacer lápices para Rezzónico (Beto Navarra, Capitán Nadie, Bwana),  Falugi, Ottolini y Sergio Ibánez, lo que le permite irse fogueando en la actividad.

  Luego de dos años de realizar ese trabajo -a razón de unas 100 páginas por mes-, en 1991 tiene la oportunidad de comenzar a hacer sus propias tintas con historietas unitarias en Intervalo y luego tomando a su cargo las series “Martín Toro” y “Rocky Keegan”. Otros títulos de ese período fueron “Cisne Negro” (El Tony, 1991),  “El talón de Aquiles” (1991), ”El extraño amor del Sr. Love”, (1993) y  “Los salvajes niños de la memoria” (guión de Robin Wood) en colaboración con Martutaitis, todas ellas en Intervalo. A ello deben sumarse episodios de “El Angel”, una serie escrita por Ricardo Ferrari.

     Ese buen momento profesional se interrumpe a raíz de los problemas que padecía Columba, que a partir de 1994 dejó de entregar nuevos guiones, época en la cual Ochoa colaboró en Bronx revista italiana para adultos donde dibujó historietas eróticas con guiones de Ray Collins. En 1996 es convocado nuevamente por Columba y realiza “El Hijo del Siciliano” y la continuación de “Krysé”, trabjos de corta duración ya que la suerte de Columba estaba echada.  Posteriormente Percy Ochoa hizo lápices para  Lito Fernández, para los libros de Martin Hel editados en Italia,  y a nivel local dibujó la serie “Shangai Lee” la segunda época de Puño Fuerte en 1997. En cuanto a otros trabajos para el exterior hizo lápices para episodios de “El Fantasma” para Suecia y comics sueltos para revistas de adolescentes de Holanda.

OLIVERA, Néstor

 milplu-oliveran Según su propio testimonio se inició profesionalmente a los 22 años en Figuritas, título similar al de una publicación aparecida a finales de los años treinta aunque no creemos que fuera la misma revista. Con posterioridad colaboró en Hora Cero Extra donde realizó títulos como “Bir Hackeim” (Diciembre, 1959) y  “Convoy al Este” (1961). Contemporáneamente a esos trabajos en Hora Cero colaboró en la revista Asalto y ya en 1963 para Misterix dibuja una heroína de la selva africana llamada “Loana”, con guión de Sergio Almendro, mientras que en 1966 estuvo presente en la revista Ofensiva.

       Ya en 1968 lo encontramos colaborando en Columba donde fue uno de los varios dibujantes de “Hilario Corvalán”, mientras que en 1971 integró el equipo de la revista Top donde dibujó “Artemio, el taxista de Buenos Aires”, episodios de Ernie Pike (ahora ambientados en Vietnam) y “Mas allá del planeta Tierra”. En 1974 integra el equipo de la efímera Turay haciendo “La cantina del soldado desconocido” y ese mismo año dibuja en Corto Maltes la unitaria “Schultz”, a la que seguirán “Indio muerto” en 1975, “Comando Monty”, “Desde el centro de la Tierra” (Gunga Din, 1980) y  “Galaxia Cero entre muchos otros trabajos publicados en revistas de Ediciones Record.

    En Columba además de “Hilario Corvalán” tuvo a su cargo en los años setenta y ochenta conocidas series como “Brigada Madeleine”  y también “Aquí la Legión”, “Fort Apache” y “Aguila Negra” que había iniciado Solano López. A inicios de los ochenta colaboró en el comic book Laura Leal editado por Perfil.

    Con posterioridad Néstor Olivera realizó por varios años la historieta “Borceguíes” en la revista Soldados y trabajó también para otra publicación de índole castrense, en este caso Centinelas perteneciente a Gendarmería Nacional. Fue también colaborador de Lito Fernández en “Martín Hel”, entintó Patoruzú en Dante Quinterno y realizó trabajos para Escocia e Italia, en  este caso para la Eura dibujó Nox (también llamada “Cleaner Nox”) con guiones de Mazzitelli.

OCHO, César

    “La vida gloriosa de Ernesto Alter”, en Bala de Plata, 1965.

OBLIGADO, A.

 Dibujante que colaboró en la revista Pandilla, donde realizó diversos adaptaciones (entre ellas  “La vuelta al mundo en 80 días”, en 1945) y la serie “Porter” en 1946. Su estilo tenía cierta similitud con el de los comienzos de Angel Borisoff.