DAVID COOPER*

     Pensando en la novela de Alejandro Dumas, los Borisoff bien podrían ser llamados los Hermanos Corsos de la historieta argentina, tal la similitud de sus respectivos estilos aunque, coincidiendo ambos en un uso intensivo de la pluma y de minuciosos tramados, el de Angel Borisoff era algo más suelto, no tan recargado como el de su hermano David.

    La similitud antes señalada se da también en sus respectivas trayectorias, que en el caso de David Borisoff o David Cooper como se prefiera arranca hacia 1944/45 en Editorial Lainez para continuar luego en Editorial Estampa y en la revista Pandilla para la cual realiza una serie de adaptaciones y también ilustra guiones propios. Se lo menciona también como uno de los colaboradores iniciales de la revista Aventuras y como continuador en la revista El Pato Donald de la historieta norteamericana “Jim Ellis”, esto según la página del Museo Itinerante del Dibujo.

    Sin embargo la mayor parte de su carrera está ligada a la Editorial Columba y a las páginas  de Intervalo, revista en la cual colaboró desde sus primeros tiempos, tal el caso del número 29 correspondiente al 26 de octubre de 1945 en el cual aparecieron dos historietas dibujadas por el: “La hija del capitán” y “Casa de muñecas”, con un estilo muy alejado del que luego lo distinguiría. Algunos de esos trabajos están firmados como David Cooper Borisoff.

    Otros trabajos suyos para Intervalo fueron  “Un asunto tenebroso” (1953), “Matilde” (1960), “Crímenes sin sangre” (1961) o “Los hermanos Zemganno”, mientras que en 1959 colaboró nuevamente con Lainez dibujando para Selecciones de Puño Fuerte la historieta “Las aventuras de John Raffles”.

Anuncios