LALIA, Horacio

   Nació en 1941. Fue ayudante de Eugenio Zoppi y Alberto Breccia y estudió en la Escuela Panamericanade Arte y el Instituto de Directores de Arte (IDA). Llega a publicar algún trabajo en los tiempos finales de Hora Cero y a partir de 1964 comienza a colaborar en Columba donde –como una premonición de lo que será el signo distintivo de su carrera (la historieta de terror) dibuja una adaptación de la película “La maldición de la momia”, en el Nº 113 de D’Artagnan.  En la segunda mitad de los ’60 trabaja para Chile, México y para el mercado británico dibujando historias de guerra a través del estudio de Solano López.  Entre 1967 y 1969, además, colabora en los cuadernillos de divulgación de la colección Ayer, hoy y mañana que publicaba el diario La Razón. Casi una rareza de ese período: sus dibujos de humor en algunos números de las revistas de  Dayca.

    En 1971 forma parte del equipo que realizaba El Clan de Mac Perro dibujando Amalrico el trovador y a partir de 1974 la aparición de las revistas de Ediciones Record le permiten mostrar sus trabajos con mayor continuidad, convirtiéndose en el especialista en temas de horror y misterio, ya sea en historias unitarias o en series como “Lord Jim” y la que más está asociada a su nombre: “Nekrodamus”, creada por Héctor Oesterheld y que con intervalos y a cargo de diferentes autores perdurará hasta los tiempos finales de dicha editorial.

   En los años ochenta sigue colaborando con Record  (“Krantz”,  “El hombre de Monreale”, “Johnny Cross”, republicada en Fénix en 1989)  mientras que en Superhumor hace historias unitarias y la serie “Papi Fútbol” cuyo episodio inicial había dibujado Altuna. En 1990 para la segunda época de  Hora Cero dibuja “Inspector Bull”, donde una vez más demuestra su capacidad para recrear los ambientes de la Inglaterra victoriana y especialmente de la ciudad de Londres. En la segunda mitad de los años noventa dibuja “La prisión”, con guión de Ricardo Barreiro, participa en King Comics con “El pequeño Lord” y vuelve a las revistas de Columba con títulos como “Ella tenía motivos” (Nippur Mágnum, 1996) ó “El nuevo infeliz” (El Tony, 1997) y forma parte del equipo de la revista Hacha donde dibuja la serie “El inquisidor”.  

     Desde 1996 Lalia se vuelca a las adaptaciones de cuentos clásicos de terror (Poe, Lovecraft, etc.), trabajos que fueron editados en Italia y Francia mientras que, a nivel local, Ediciones Colihue  le publicó “La mano del muerto” (Alejandro Dumas) y ”Los ojos de la pantera” (Ambrose Bierce). En esa misma línea y sobre adaptaciones de Ricardo Ferrari desarrolló títulos como  “La maquina del tiempo” (H.G. Wells), “La isla del doctor Moreau” ( Wells), “El fantasma de la opera” (Gaston Leroux), “El hombre invisible” (Wells) y “El doctor Jeckyll y Mr. Hyde (R. L. Stevenson) todos ellos pertenecientes a la colección Aventura y Fantasía integrada por doce álbumes de pequeño formato.

    Paralelamente a ese trabajo Lalia siguió trabajando para revistas periódicas de historietas, tanto del extranjero como en la pocas que se siguen realizando en nuestro país, trabajos que incluyen una nueva versión de “Krantz” (siempre con guión de Jorge Morhain) para Italia y localmente sus colaboraciones en Bastión Comix con “El experimento del Dr. Heidegger” (2004), en Magma con la serie “Atamán” (2008) y en Pandemonium, donde también en 2008 y sobre guiones de los hermanos Diego y Andrés Accorsi realizó una nueva versión de “Nekrodamus” rebautizado para la ocasión como “Nekro”.