OCHOA, Percy

    Percy Ochoa Montufar nació en Lima, Perú, en 1967. Llegó a la Argentina en 1988 para cursar estudios universitarios y ver la posibilidad  de colaborar en Columba, cuyas revistas leía en su país de origen. Logra ese objetivo en 1989 y comienza a hacer lápices para Rezzónico (Beto Navarra, Capitán Nadie, Bwana),  Falugi, Ottolini y Sergio Ibánez, lo que le permite irse fogueando en la actividad.

  Luego de dos años de realizar ese trabajo -a razón de unas 100 páginas por mes-, en 1991 tiene la oportunidad de comenzar a hacer sus propias tintas con historietas unitarias en Intervalo y luego tomando a su cargo las series “Martín Toro” y “Rocky Keegan”. Otros títulos de ese período fueron “Cisne Negro” (El Tony, 1991),  “El talón de Aquiles” (1991), ”El extraño amor del Sr. Love”, (1993) y  “Los salvajes niños de la memoria” (guión de Robin Wood) en colaboración con Martutaitis, todas ellas en Intervalo. A ello deben sumarse episodios de “El Angel”, una serie escrita por Ricardo Ferrari.

     Ese buen momento profesional se interrumpe a raíz de los problemas que padecía Columba, que a partir de 1994 dejó de entregar nuevos guiones, época en la cual Ochoa colaboró en Bronx revista italiana para adultos donde dibujó historietas eróticas con guiones de Ray Collins. En 1996 es convocado nuevamente por Columba y realiza “El Hijo del Siciliano” y la continuación de “Krysé”, trabjos de corta duración ya que la suerte de Columba estaba echada.  Posteriormente Percy Ochoa hizo lápices para  Lito Fernández, para los libros de Martin Hel editados en Italia,  y a nivel local dibujó la serie “Shangai Lee” la segunda época de Puño Fuerte en 1997. En cuanto a otros trabajos para el exterior hizo lápices para episodios de “El Fantasma” para Suecia y comics sueltos para revistas de adolescentes de Holanda.