BRECCIA, Humberto

Ver HUMBERTO BRECCIA

Anuncios

HUMBERTO BRECCIA*

     Todo parece indicar que se trata de un seudónimo utilizado por Alberto Breccia en trabajos aparecidos en Ra-Ta-Plan, en el diario El Mundo y en la revista Mundo Argentino, en este último caso  una adaptación de “El Caballero Tempestad” publicada en 1947.  Por su parte Oscar Vazquez Lucio (Siulnas) al recordar en 2012 el 77º aniversario de la aparición de Ra-Ta-Plan expresaba lo siguiente: “Aunque en “Ra-Ta-Plan” predominaban las historietas extranjeras, colaboraron varios dibujantes de actuación en la Argentina, entre ellos Alberto Breccia y su hermano Humberto”.

BRECCIA, Alberto

   Alberto Breccia nació en Montevideo, Uruguay, el 15 de abril de 1919 y fue traído a la Argentina cuando solo tenía 2 años criándose en el barrio porteño de Mataderos, donde desde muy joven trabajó en los frigoríficos de la zona. Por vocación y también como un medio de escapar a ese destino de “rascar tripas” se dedica al dibujo. Al margen de algunas colaboraciones en revistas barriales la prehistoria profesional de Breccia muestra a un dibujante volcado netamente al dibujo humorístico que en sus primeros intentos “rebota” alguna vez en Quinterno, publica un personaje llamado “Don Urbano” en Páginas de Columba y logra vender algunas tiras de las muchas que había dibujado de “Mister Pickles”, tiras que nunca vio publicadas.
   Da un nuevo paso adelante cuando sin cobrar un peso -al igual que el resto de los colaboradores- realiza una tira protagonizada por el detective chino “Mu-Fa” para una revista de Editorial Tor que el identifica como Fenómeno pero que debió ser Berretín (como lo señalan diversas fuentes) o en su defecto Pilucho, episodio que suele ser ubicado en 1938 y se considera el inicio de su trayectoria.
  breccia-histo1 Pese a su nombre “Mu-Fa” le trae suerte ya que inmediatamente después la Editorial Lainez le encarga una historieta “seria” que realiza con guión propio: “Ralph Norton”, a la que luego seguirán “Rosengram” y más tarde una adaptación de “Las aventuras de Rocambole” para Tit-Bits. Estamos en 1939 y Breccia continua dos historietas que realizaba Raul Rosarivo: “Cruz Diablo” y “Fan, el vengador alado”, que luego se transformaría en “El Vengador”. A estas alturas Breccia era ya un profesional de la historieta.

    Durante toda la primera mitad de los años cuarenta Breccia trabaja intensamente para Lainez realizando numerosas adaptaciones (”La mano que aprieta”, “La hostería solitaria”, “El jorobado Enrique de Lagardere”, entre otras), personajes como “Kid del Rio Grande” y la humorística “Mariquita Terremoto” y las tapas de Tit-Bits. En 1944 se suma al proyecto de la revista Bicho Feo impulsado por Adolfo Mazzone dibujando con el seudónimo Vaghi la historieta “Gentleman Jim”. 

      Su vinculación laboral con Lainez  se quiebra hacia 1945 con la aparición de Patoruzito y un año después de Aventuras. Para la primera hace en 1946 “Jean de la Martinica” y luego toma a su cargo “Vito Nervio”, que había iniciado su compatriota Emilio Cortinas. Para Aventuras hace adaptaciones de películas y novelas tales como “El Delator”, “Dillinger”, “Sin novedad en el frente”,  De regreso”, “Historia en dos ciudades” ó “El Jorobado de Notre Dame”, trabajos a los que suma la realización de distintas series en el diario El Mundo.
  En los años cincuenta mientras continúa dibujando “Vito Nervio” colabora en Sucesos, hace “Puño Blanco” (La Razón, 1953) y alterna la historieta con la ilustración de cuentos infantiles, haciendo “Las caras de Lala” y otros trabajos para la revista Peter Pan, de Codex. También para Codex y en estilo humorístico hace “Pancho López” para la revista homónima aparecida en 1957. Al año siguiente inicia su colaboración con Oesterheld en Editorial Frontera para la cual realizará distintas historietas unitarias, episodios de Ernie Pike y la serie “Sherlock Time”, otro jalón en su búsqueda de nuevas formas expresivas.
 mort-21 Ese paso por Frontera coincidirá parcialmente con su ultimo tramo en Patoruzito donde -cancelado “Vito Nervio”- Breccia dibujará “Club de Aventureros”, “Armas de fuego” y ciclos como la “Historia del petroleo argentino” y de la Antartida Argentina con los cuales la revista de Quinterno intentó recuperar parte de su antiguo esplendor, hasta dejar de ser semanal en 1962. Es precisamente en ese final de ciclo cuando la dupla Breccia-Oesterheld produce para Editorial Yago una de las obras cumbres de la historieta mundial: “Mort Cinder”.
   Cerrada la gran época de la historieta en nuestro país Breccia se concentra en trabajos para la Fleetway de Inglaterra, la docencia (hasta 1966 en la Panamericana y luego en el Instituto de Directores de Arte), la ilustración publicitaria y editorial, en este ultimo caso especialmente en Billiken. No deja sin embargo de estar presente en algunos esporádicos proyectos relacionados con la historieta, como el las revistas de Dayca para las cuales hace “Monolo”, las tapas de la colección “A la Conquista del Mundo” lanzada por Editorial Esquiú en la cual se reedita Vito Nervio y en 1966 ilustra junto con Roberto Bernabó “Historia Gráfica de la República Argentina”. Cierra los años sesenta haciendo la “Vida del Che” junto con su hijo Enrique, “Richard Long” en la revista Karina, la polémica segunda versión de “El Eternauta” en la revista Gente y la Vida de Eva Perón. 
   A partir de allí puede decirse que habrá dos Breccia, el que maravilla con sus adaptaciones de Lovecraft, de los cuentos de Horacio Quiroga o Poe que reafirman su prestigio en el exterior y en gran medida determinan el Yellow Kid que recibe en 1973, y el que trabaja para “el puchero” como llamaba a los trabajos más comerciales pero igualmente brillantes, tales sus colaboraciones en la revista Top, “Escuadra Zenith”, “El viajero de gris”y “Nadie”para Record o ese “Vito Nervio” veterano que dibuja para el Suplemento de historietas de Chaupinela.
  Siempre en busca de superar límites realiza a todo color una serie de cuentos infantiles en versión adulta (Hansel y Gretel, Caperucita Roja, Blanca Nieves, etc.) que se publican inicialmente en 1979 en la revista El Péndulo y luego en Superhumor, a la cual aporta también “Buscavidas” en 1981, época en la cual tiene preparada una adaptación de “Informe sobre ciegos” que las reticencias de Sabato postergan por varios años. Sobre mediados de los ochenta está presente en la segunda época de la revista Crisis y en Fierro con “Perramus”.
Su participación en la revista Coctel con “Historias con moraleja”, el primer album de la Trilogía de Lope de Aguirre y las ilustraciones para el “Martín Fierro” son los hitos finales de una búsqueda incesante que solo su muerte, ocurrida el 10 de noviembre de 1993, pudo detener.

BRECCIA, Patricia

breccia-patricia  Comienza a publicar en 1974 en Mengano y también en Sancho y Mediasuela, revista humorística que dirigía Geno Díaz. Entre 1980 y 1982 dibuja en Superhumor “Sol de Noche”, “Todo en orden” y “La Cenicienta”. Tras un paso por el diario La Voz con “Chata y Papagayo” (1983) colabora en Humor realizando “Museo” (1986), “Alicia a través del desván”, “Sin novedad en el frente” y “Rita y los Oficios” con guión de Trillo.

  “Malvina y Compañía”, en Periscopio, “Siete vidas” en la revista 7 Días e historias con guiones propios en Feriado Nacional (“Cicatrices”, “Plazo fijo”) son otros trabajos suyos de los años ochenta. En 1991 comienza a colaborar para Italia con guiones de Barreiro y Ricardo Ferrari; en el ‘94 dibujó “La Gorda” para Intervalo y un año después “Ex- Mog y familia” en el Suple, de La Nación y a fines de esa década realizó la adaptación de “El gigante egoísta” de Oscar Wilde. Patricia Breccia ha estado presente también en la segunda época de Fierro y fue  madrina y parte del staff de la revista Clítoris.

BRECCIA, Cristina

brecciacristina  Especializada en ilustración infantil (fue colaboradora en Anteojito), Cristina Breccia no pudo escapar a la influencia de la historieta, a la cual su apellido está indisolublemente unido. Entre sus trabajos en dicho medio se cuentan “1 + 1 = Dios” publicado en 1985 en la revista Fierro. Entre 1981 y 1984 junto con Norberto Buscaglia trabajó en la adaptación de varias obras de Shakespeare, material publicado en el exterior según el siguiente detalle: “Macbeth” (en Rambla y en Alter en 1985), “Sueño de una noche de verano” (en Rambla, 1985), “Las alegres comadres de Windsor” y “La tempestad”, publicadas ambas en Comic Art en 1989. “El diablo -guión de Norberto Buscaglia- fue su última participación en la historieta desde 1985. Esta obra aún permanece inédita

BRECCIA, Enrique

  america-alvar Nació en Buenos Aires en 1945. Se inicia profesionalmente a mediados de los años sesenta realizando ilustraciones para la Editorial Difusión y en 1968 participa junto a su padre ilustrando la vida del Che Guevara sobre guión de Hector Oesterheld. Vuelve a  colaborar con su padre al año siguiente en la segunda versión de El Eternauta tras lo cual desarrolla su propia carrera colaborando con  la editorial inglesa Fleetway.

    Para las revista Linus y Alterlinus y sobre sobre guiones propios Enrique Breccia dibuja tres series ambientadas respectivamente en la Guerra de Argelia, la Revolución Mexicana y la Guerra del Desierto o Conquista del Desierto de nuestro país, trabajo este último recopilado en un libro que se tituló  “La guerra della Pampa”.  Otros trabajos suyos publicados en  Europa durante esa época fueron “Till Ullenspiegel” (Alterlinus, 1977), “Il regno blue” (Linus, 1978) y “El buen Dios” (Linus, 1979).

    En la Argentina su trabajo comienza a ser conocido cuando en 1977 realiza la magnifica serie “Alvar Mayor” que se publicó en Skorpio Gran Color, revista en la cual hace en 1979 “El peregrino de las estrellas” (también con guión de Carlos Trillo). Un año antes -también para Ediciones Record- había completado la adaptación de Moby Dick cuya parte inicial fuera realizada por Leopoldo Durañona en 1969. 

     En la década siguiente hace “Avrack” y “La quimera del oro” para Record pero además se suma al grupo de colaboradores de  Ediciones de la Urraca con trabajos como “Los viajes de Marco Mono” (primero en El Péndulo, 1979 y luego en Superhumor, 1981), “Los enigmas del PAMI”, “El amigo” (fechado en 1975) y “Blas mil muertes”. Para Fierro  dibuja “El cazador del tiempo” y “El sueñero”, escribe el guión de “Metro-carguero” que dibuja   Domigo Mandrafina y realiza entre otras adaptaciones las del sainete “Mustafá”, “Los dueños de la tierra” y “El Matadero” .  En 1983  sobre guiones de Robin Wood dibuja el personaje “Ibáñez”, historia ambientada en la España del Siglo XVI del cual solo aparecieron siete episodios en D’Artagnan. En 1989 dibujó para España el primero de los volúmenes de la trilogía sobre Lope de Aguirre.

america-amigo      En 1992  participa en la colección Quinto Centenario editada por Planeta-DeAgostini y en cuanto al  ámbito local su producción se concentra nuevamente  en Record con títulos  como “Pampa salvaje”, “Nielsen”, “El faro de los condenados”, “Bandidos” (ambientada en el México revolucionario), “Los días del gitano” e “Indico Jim”  entre otros.  En 2000 y también con Wood  vuelve a ocuparse del Che Guevara en un episodio del libro “Un giorno, un secolo”, editado en Italia por Eura. Ese mismo año inicia su colaboración con editores norteamericanos trabajando en X-Force y Wolverine para la Marvel y en  Batman: Gotham Nights  para la DC Comics. En 2002 dibuja la graphic novel  “Lovecraft”  sobre la vida del gran escritor  estadounidense y entre  2004 y 2007 se ocupa de  Swamp Thing, lo que le vale elogiosos comentarios     por parte de los seguidores de esa serie.

   Posteriormente se radicó en Italia,  país desde donde colabora con editores de ese país, de Francia y de España. Para Francia ha realizado episodios de “Los Centinelas”, historieta con trasfondo histórico que transcurre en la Primera Guerra Mundial mientras que en Italia colabora con la editorial 001 Edizioni y con la Sergio Bonelli Editore. Para esta última  realizó una historia de “Dylan Dog” y en 2013 estaba trabajando  en una aventura del interminable “Tex Willer”, historia de 240 páginas que iba a ser publicada en la colección Speciale Tex, albumes popularmente conocidos  como “Texone”.